Patrimonio cultural inmaterial

Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

El “patrimonio cultural inmaterial “se manifiesta en particular en los ámbitos siguientes:

a) tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial;

b) artes del espectáculo;

c) usos sociales, rituales y actos festivos;

d) conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo;

e) técnicas artesanales tradicionales.

 

CONVENCIÓN PARA LA SALVAGUARDIA DEL PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL

 

17 aprile 2003

 

 

el teatro a uta

La historia del teatro de Uta viene representada por las obras de Raimondo Fresia, cura de Uta desde 1926 hasta septiembre de 1960.

Franco Carlini ha creado la biografía y el análisis de las obras de Fresia en su libro, titulado Il Teatro, al cual referimos al lector para una mayor información sobre el tema.

 

De Don Fresia han quedado quince obras completes y algún esbozo de algún otro trabajo, ya que su biblioteca personal, después de su muerte, fue dividida y esparcida entre sus familiares. Como consecuencia, se cree que otras obras fueron pérdidas así como algún texto de sus sermones, por los cuales era frecuentemente invitado a las festas mannas en los países limítrofes.

Fresia ha dejado en aquellos que lo conocieron, no solo en nuestra población, recuerdos placenteros tanto como hombre de teatro o como cura.

La organización de la asociación teatral le permitió satisfacer su pasión por el teatro, y al mismo tiempo, cumplir su misión pastoral, manteniendo ocupados y divertidos a los jóvenes y pequeños de la parroquia.

Las obras, bajo su dirección, venían representadas al interior del antiguo almacén del Monte Granatico (situado donde ahora se encuentra el Banco de Sardegna), donde había construido una tarima. “Al lado del proscenio pintó un Arlechino y un payaso anónimo, de 2 metros de altura aproximadamente, con una escritura debajo, risum teneais, amici e castigat ridendo mores”.

 

Las comedias de Don Fresia venían representadas en numerosos centros del Campidano, incluido Cagliari, y las asociaciones de la iglesia estaban siempre en busca de sus obras.

 

A Antonio Usai, por aquel entonces cura de Senorbì, le fue otorgado el mérito de haber transcrito las comedias de Fresia, alrededor del 1960, impidiendo que todo el material se perdiese.

Las obras disponibles, mencionadas también en el libro de Carlini, son las siguientes:

 

1.      In domu de su brabieri;

2.      Su flebòtumu;

3.       Ita susuncu;

4.       Ziu Perdu in Casteddu;

5.       Su sabateri- ossiat pour ma onorau;

6.       Su ssozzu e su marchesu;

7.       Su D.D.T.;

8.       Sa coo’e su burricu;

9.       Mah!...Passienzia…!

10.    A sa subasta;

11.    Sa guardia municipali;

12.    Un servo originale;

13.    Mi ollu fai santu;

14.    Cuncu Allicu fait testamentu;

15.    Fillu miu sorddau;

 

De las demás  se han encontrado solo fragmentos.